OPINIÓN

Milei y Boric  

5 Minutos de lectura

 

El libertario anarco capitalista Javier Milei, quien vive con sus 4 mastines, es el disruptivo presidente de Argentina, quien en su campaña electoral, haciendo gala de un lenguaje insolente, con una ruidosa motosierra en sus manos, fustigaba en forma procaz a su contendiente peronista Sergio Massa. Ello, debido a la alta inflación que tenía ese país regido por Alberto Fernández. Su compromiso fue mantener un equilibrio fiscal, es decir, no gastar sumas superiores en políticas públicas a las de los ingresos que obtenía el Estado, al cual califica de parásito.    

El pintoresco presidente Milei fustiga al Congreso de su país como “nido de ratas” y su hermana Karina, especialista en pastelería y escultora aficionada, ostenta el importante cargo de Secretaria General de la Presidencia, quien el reciente 8 de marzo, fecha en que se celebraba el Día Internacional de las Mujeres, decidió motu proprio, cambiar el nombre del Salón de las Mujeres en la Casa Rosada, violenta medida que significaba enviar un mensaje a la nación, en orden a que ella no acepta el feminismo. 

La dupla conformada por los hermanos Milei también resolvió clausurar la estatal Agencia de Noticias Telam, porque sus cientos de periodistas y funcionarios serían políticos propagandistas kirchneristas, por lo tanto, ante esa indeseable circunstancia, no había imparcialidad para tratar los hechos que se daban a conocer a la opinión pública. Los argentinos a Milei lo llaman “el peluca”, quien, como un honesto neoliberal extremo sostiene que todos sus compatriotas se deben arreglar solos y que por ello se deben acabar la totalidad de los subsidios.  

A pesar de que dicho presidente criticaba permanentemente a los políticos que perdieron la elección, llamándolos “la Casta”, el 28 de febrero pasado firmó un Decreto aumentándose el sueldo en un 48% para él y para todos sus ministros, práctica indebida, que contradice abiertamente su discurso oficial, más aún porque los salarios y jubilaciones en ese país son cada día más reducidos. Esto fue denunciado por la ex presidenta Cristina Fernández, ante lo cual, sobre la marcha, Milei respondió que no se acordaba de haber firmado el Decreto en cuestión que lo favorecía, aunque después, ante el escándalo producido, se dejó sin efecto el aumento. En todo caso, no nos cabe duda de que con esta doctrina de shock bajará la inflación. 

Si los lectores desean saber más del comportamiento privado y público de Milei, promotor de la ley de la selva en el mercado, se recomienda buscar en el ciberespacio los nombres del connotado economista, Diego Giacomini, del millonario abogado experto en papeles financieros, Carlos Maslatón, y del irreverente periodista, Santiago Cúneo, quienes lo conocen, con otrora buena conexión, desde hace muchos años.  

Pues bien, el presidente Boric y sus antecesores tienen buenos modales, pero en líneas generales, en sus decisiones han tendido a favorecer los intereses de aquellos que tienen el poder militar, por un lado y el económico, por otro lado. En tal sentido, valorando que Boric haya publicado el  DS N° 30/2023 con fecha 1° de febrero de 2024 que mejora la reglamentación ambiental, tenemos el deber de reprochar dos asuntos puntuales que damos a conocer.  

El Ministerio de Bienes Nacionales, a través del tiempo, le ha asignado miles de terrenos e inmuebles (casas y edificios) a las distintas ramas de las FFAA para que sean utilizados en sus propias necesidades institucionales pero, vía la acomodaticia figura del Patrimonio de Afectación Fiscal (PAF), sus Comandos de Bienestar, cuando lo estiman conveniente, los ofrecen en el mercado inmobiliario en calidad de activos calificados como prescindentes, con el agravante de que el dinero recaudado ingresa a las arcas de dichos comandos. Por ello, años atrás con abogados y arquitectos, redactamos un proyecto de ley para regularizar la inequitativa situación, el que fue firmado e ingresado en la Cámara de Diputados por los diputados Rodrigo González (QEPD), Tomás Hirsch, Maya Fernández y otros. 

Como transcurría el tiempo y no avanzaba su tramitación, nos reunimos con Galo Eidelstein, eminente dirigente del Partido Comunista (PC), en su condición de Subsecretario para las FFAA. El nos recibió amablemente con varios de sus asesores, entregándole copia del proyecto de ley, solicitándole que revisara la materia con la ministra de Defensa, Maya Fernández, curiosamente una de las firmantes del mismo. Nunca se conoció el resultado de esa gestión y por lo tanto todavía no existe una ley que “ordene la casa”, declarando de todas maneras que el Estado tiene el ineludible deber de financiar, con los recursos necesarios a las FFAA, para que éstas garanticen la seguridad nacional.  

Las llamadas viviendas económicas acogidas al DFL2, política establecida en el año 1959, son aquellas casas o departamentos que tienen hasta 140 m2 construidos, las que ostentan infinidad de beneficios tributarios, siendo las más importantes la rebaja parcial para sus dueños de las contribuciones de bienes raíces y hasta, ¡sorpréndase!, la exención total del pago del impuesto a la renta. Estas viviendas “económicas”, leyendo la prensa, se ofrecen en el mercado en precios que llegan hasta las UF 20.000, es decir, de “económicas” no tienen nada, y sin ir más lejos, los departamentos acogidos a esta mendaz figura, de los dos edificios terminados en el balneario de Maitencillo, con permiso de caducado por dictamen de la Contraloría, si se produce en estos días la arreglada conciliación en la Corte Suprema, entre la municipalidad de Puchuncaví y la empresa Mar de Maitencillo S.A., se venderán en UF 18.000 cada uno.       

De acuerdo al Oficio N° 1029 del 31/03/2023, entregado conforme a la Ley de Transparencia por el Servicio de Impuestos Internos (SII) a este columnista, existen más de 2.500.000 de este tipo de viviendas, cuyos propietarios, ya sea personas naturales como jurídicas, que se desenvuelven en el lucrativo negocio del alquiler, llamado en el mercado como renta residencial, no pagan ni un mísero peso de impuestos por los ingresos que reciben mes a mes de sus arrendatarios. 

Hay 11 personas que tienen más de 2.000 de estas viviendas, otras 50 disponen de entre 501 y 1.999 de las mismas, unas 400 personas son dueñas de entre 51 y 500 de estas viviendas y hay 100.000 personas que tienen entre 3 y 50 de estas viviendas y si se multiplica un precio anual promedio de $ 10. 000.000 por cada alquiler, es cosa de digitar estas cifras en la calculadora del celular para concluir que este infundado regalo del Estado a aquellos regalones del establishment se debe terminar a la brevedad.  A esta fecha, las cifras aumentan considerablemente.  

Tenemos conocimiento que la reforma tributaria en discusión, contempla la eliminación del privilegio de no pagar impuestos por el alquiler de estas viviendas “económicas”, pero también sabemos que los que defienden las regalías para aquellos que detentan el poder económico ponen trabas para su aprobación. Respecto de las ventajas comerciales para las ramas de las FFAA, posiblemente se mantendrá para no “meter ruido”. 

Desconocemos lo que sucede en Argentina con los inmuebles fiscales que utilizan las FFAA y con el tratamiento tributario de las viviendas.     

Patricio Herman,
presidente fundación Defendamos la Ciudad

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

La falta de cupos y sus consecuencias pedagógicas

1 Minutos de lectura
Estas últimas semanas, el Ministerio de Educación ha estado en la palestra debido a los más de 800 estudiantes que se encuentran…
OPINIÓN

Deterioro del Estado

1 Minutos de lectura
El abordar la crisis de seguridad sólo desde la perspectiva de la crónica roja ahuyenta la posibilidad de plantearse cuestiones conceptuales de…
OPINIÓN

Ciberseguridad y datos clínicos de los pacientes

3 Minutos de lectura
Hace un tiempo circuló en varios medios el intento de hackeo de la ficha clínica de Kate Middleton, luego de hacerse público…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *