OPINIÓN

La incomodidad de un caso

1 Minutos de lectura

 

El asesinato del ex militar venezolano Ronald Ojeda, al que Chile dio refugio y comprometió protección, trae consecuencias internas e internacionales que recién comienzan, y orientan tantas especulaciones que rodean estos hechos. Se barajó un auto-secuestro que estaría descartado, porque ser asesinado no calza. Un rapto por narcotraficantes del Tren de Aragua u otros criminales, sin cobro de rescate y con el sólo propósito de demostrar poder, aumenta la confusión, en el siempre enredado mundo de las operaciones de  inteligencia, que suelen utilizarlos para ocultar los verdaderos autores. En definitiva queda la versión más plausible, una acción de contrainteligencia por quien tendría el mayor interés de acallarlo, definitivamente, y mandar un poderoso mensaje de advertencia: el régimen de Venezuela.

Estos servicios jamás reconocen su accionar, pues quedarían vulnerables y mostrarían sus métodos, sobre todo los foráneos para seguir operando. Seguramente no habrá ninguna reacción oficial venezolana, a menos que pesquisas profundas logren encontrar la verdad. En todo caso, la responsabilidad se atribuirá al país donde ocurrió, o se culpará a criminales, para que se debata localmente y oculte la acción extranjera. A ello han apuntado las declaraciones de Diosdado Cabello, negando todo involucramiento, añadidas las burlas y menosprecio a nuestra seguridad, buscando la mayor confusión.

Lo ocurrido hace recordar los muchos casos de la era soviética, que eliminó o atentó contra disidentes, traidores o enemigos, ejecutados en varios países europeos, utilizando todo tipo de armas y procedimientos. Nunca reconocieron nada, y los países involucrados prefirieron atribuirlos a la pugna de la guerra fría. Por lo visto, el régimen venezolano seguiría empleándolos, bien instruido por los servicios cubanos, de innegable presencia y colaboración en la actual Venezuela, y que a su vez aprendieron de los soviéticos, actuando directamente o por medio de delincuentes a su servicio.

Lo grave es que ha sucedido en Chile, con el consecuente desprestigio e impunidad. Ojalá se siga avanzando en las investigaciones en curso, y se evalúe sus consecuencias internacionales, sin priorizar las discusiones y rencillas internas, lo que precisamente los presuntos mandantes buscan, para distraer un incómodo caso de intromisión en nuestra soberanía.

Samuel Fernández Illanes
Académico U. Central y ex embajador

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

Estigma en Salud Mental

2 Minutos de lectura
La académica de la Universidad Central de Chile se refirió a las declaraciones de la diputada Cordero y analizó la importancia y…
OPINIÓN

El golazo de Gabriela Luksic Narbona  

3 Minutos de lectura
Según el presidente Gabriel Boric, el segundo apellido de los medios hermanos del empresario Andrónico Luksic Craig, es el indicado en el título…
OPINIÓN

Declaraciones argentinas

1 Minutos de lectura
Las recientes declaraciones del Presidente Milei han sorprendido, centradas en tres materias: Una base naval conjunta con Estados Unidos en Ushuaia; un…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *