OPINIÓN

Humboldt y la invención de la naturaleza, plenamente vigente

3 Minutos de lectura

 

La Invención de la Naturaleza, un libro que relata la biografía de Alexander von Humboldt y especialmente lo que fue la pasión de su vida, sus viajes explorando nuevas tierras y estudiándolas a fondo, uniendo la ciencia con el arte. A pesar del tiempo transcurrido, más de dos siglos, sus reflexiones y conclusiones están plenamente vigentes. Se podría decir que fue un gran visionario y predijo muchas de los fenómenos que hoy día padecemos como es el cambio climático provocado por acciones humanas.

A continuación, se presentan algunos fragmentos seleccionados de sus escritos, y que la autora Andrea Wulf por medio de una exhaustiva investigación nos trae a la actualidad con gran maestría.

Humboldt fue el primero en explicar las funciones fundamentales del bosque en el ecosistema y el clima: la capacidad de los árboles de almacenar agua y enriquecer la atmósfera con su humedad, la protección que dan al suelo y su efecto de enfriamiento. Insistía, por el año 1800, en que las consecuencias de la intervención de la especie humana eran ya incalculables, y podían ser catastróficas si seguía perturbando el mundo de forma tan brutal. Todos los efectos anticipados por Humboldt están plenamente comprobados y medidos científicamente hoy día y muchas de las inundaciones, olas de calor y pérdida de suelos sufridas en diferentes partes del planeta responden a la deforestación.

En reiteradas oportunidades a lo largo del texto plantea que la naturaleza es una totalidad viva… hay una sola vida derramada sobre las piedras, las plantas, los animales y los seres humanos. Los fenómenos individuales solo son importantes por su relación con la totalidad. Sus reflexiones le llevaban una y otra vez a la naturaleza como un complejo entramado de vida, pero también al lugar del ser humano dentro de él, pero no al servicio de éste como era la visión hasta ese momento.

La naturaleza era la maestra de Humboldt, decía: La naturaleza es el terreno de la libertad porque su equilibrio está basado en la diversidad. Todo, desde el musgo o el insecto más humilde hasta los elefantes o los robles tienen su función y juntos forman la totalidad. Al realizar la correlación con la visión que tenemos hoy día de naturaleza coincide con el enfoque multidisciplinario actual; así como la valoración y necesidad de conservación de la biodiversidad, incluyendo todo tipo de especies, sus genes y poblaciones lo que se refleja en los programas de estudio escolares y universitarios y las estrategias y programas que establecen los países en la actualidad para resguardar el patrimonio natural de sus territorios y comunidades. También Humboldt en sus detalladas observaciones y registros de datos descubrió la idea de la especie clave como aquella esencial para un ecosistema anticipándose casi doscientos años, antes que siquiera se diera nombre al concepto.

Humboldt había detectado que tierras antes fértiles que sobreexplotadas sin piedad se habían vuelto estériles. Decía: los monocultivos y los cultivos comercializables no crean una sociedad feliz. Lo que hacía falta era una agricultura de subsistencia, con cultivos comestibles y variados. Toman especial relevancia sus reflexiones hoy día con el creciente interés por una agricultura de mayor diversidad, con buenas prácticas en el manejo y cuidado de los suelos y evitando el uso de plaguicidas, una tendencia todavía minoritaria, pero en crecimiento.

A partir de la idea de Humboldt de entender la naturaleza como una totalidad unida formada por relaciones complejas surge más tarde a partir de uno de sus seguidores, Ernst Haeckel, el concepto de “ecología” como la ciencia de las relaciones de un organismo con su entorno, lo que es comprendido y aceptado hoy sin discusión.

El trabajo e influencia de Humboldt traspasó fronteras y épocas, fueron múltiples los científicos y artistas, sus discípulos, que se inspiraron en sus relatos y que han aportado a la visión actual de Naturaleza, del mundo y a su conservación. Pero su influencia no se limitó a una elite intelectual, por el contrario, con su fuerza y carisma convocaba y lograba adherentes en diversidad de personas y formaciones que tal como relata la autora incluía a: granjeros y artesanos, estudiantes y profesores, artistas y músicos, científicos y políticos.

Se agradece el tremendo esfuerzo realizado por la investigadora y escritora Andrea Wulf. que a través de su obra nos permite impregnarnos de la sabiduría Humboldtiana, especialmente de su pasión para luchar por los valores de la Naturaleza, entendiendo que el destino de la tierra es el destino de la gente y que solo a través del intercambio de información, la unión y comunicación entre científicos y disciplinas podremos enfrentar los problemas actuales.

María Gabriela Saldías
Investigadora Escuela de Arquitectura y Paisaje,

U. Central

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

Estigma en Salud Mental

2 Minutos de lectura
La académica de la Universidad Central de Chile se refirió a las declaraciones de la diputada Cordero y analizó la importancia y…
OPINIÓN

El golazo de Gabriela Luksic Narbona  

3 Minutos de lectura
Según el presidente Gabriel Boric, el segundo apellido de los medios hermanos del empresario Andrónico Luksic Craig, es el indicado en el título…
OPINIÓN

Declaraciones argentinas

1 Minutos de lectura
Las recientes declaraciones del Presidente Milei han sorprendido, centradas en tres materias: Una base naval conjunta con Estados Unidos en Ushuaia; un…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *