OPINIÓN

El ciclo del bullying entre víctimas y agresores

3 Minutos de lectura

 

El bullying es un fenómeno que va más allá de las simples bromas o conflictos al tratarse de interacciones que producen sufrimiento y pueden dañar de manera significativa la salud mental. Este fenómeno ocurre cuando el acoso es persistente, intencionado y viene desde los pares, existiendo una asimetría porque el que recibe la agresión no se puede defender.

Aunque está muy asociado a la época escolar, el bullying no se limita sólo a los colegios. Es un problema transversal, que puede ocurrir en cualquier etapa de la vida como en la de la universidad o entre compañeros de trabajo.

Cuando ocurre durante el colegio puede tener un impacto considerable en la vida adulta porque es un periodo en el que se desarrolla la personalidad de las personas. Por ende, es una etapa muy significativa y de mayor vulnerabilidad.

Ser víctima de estas situaciones genera vergüenza y dolor tendiendo la persona a vivirlo de manera aislada y solitariamente. Esto hace más complicado identificar cuando alguien está sufriendo bullying y dificulta poder brindar el apoyo necesario a tiempo, agravando así, el impacto del acoso y el sufrimiento emocional.

Se debe comprender que vivir estas experiencias es muy difícil y contarlas también. Por lo mismo, puede ser en ocasiones complejo de detectar y por eso es importante estar alerta a cambios en el comportamiento, problemas en el desempeño o en las relaciones interpersonales.

El bullying es un problema sistémico, que refleja como la sociedad resuelve sus diferencias. Los niños guían su comportamiento a través de los modelos sociales en los que se desenvuelven, donde en ocasiones los padres o tutores no pudieron ayudarlos a gestionar adecuadamente sus emociones. Por otra parte, la comunidad transmite en muchas ocasiones mensajes que incentivan “la ley del más fuerte” o el uso de la agresión como una forma legítima de solucionar un problema.

Las personas que ejercen bullying también son víctimas y sufren daños emocionales, presentan dificultades en la resolución de conflictos y no poseen estrategias para enfrentarse a los problemas, inmersas en una sociedad que no le toma el peso a la importancia de acompañarlos en el proceso de estos aprendizaje y en las consecuencias que un mal manejo puede traer consigo.

Se debe hacer énfasis en que la persona que agrede también está transitando un proceso destructivo tanto hacia otros como hacia si mismo. Son personas o niños que están reproduciendo esos comportamientos hacia aquellos a quienes ven más indefensos.

Ambos participantes deben ser vistos como víctimas de un sistema en donde el acto de agredir se traduce en un daño emocional propio, al ser individuos, que no están gestionando bien las emociones con las concomitantes consecuencias emocionales como la culpa, la identificación con la agresión como un medio legítimo, la carencia de herramientas adecuadas de interacción y la imposibilidad de construir vínculos sanos.

Actualmente, hay mayor conocimiento sobre la relevancia de la salud mental y las posibles consecuencias que ocurren al descuidarla. Hay que estar atento a las señales, entregar ayuda y exigir que se cumplan los protocolos en los entornos educativos y de trabajo ante cualquier caso de agresión.

Lo esencial es ofrecer a las víctimas un espacio donde se sientan validadas, respaldadas y comprendidas a través de medidas como intervención escolar o laboral, apoyo psicológico y canales de comunicación efectivos donde puedan compartir sus sentimientos y necesidades. Además, de intervenir a tiempo ante un posible victimario y entregarle las herramientas y orientación necesaria para frenar a tiempo un comportamiento agresivo.

La educación, especialmente dirigida a los más pequeños, es clave.

Se debe transmitir el mensaje de que el bullying no es aceptable en ningún ámbito, junto con inculcar la empatía, el respeto y la tolerancia hacia la diversidad.

Cambiar patrones de conducta violenta es posible, por lo que no hay que olvidar que el victimario también es una víctima de un entorno que avala la violencia o que no entrega las herramientas necesarias por lo cual también debe ser incluido en la ayuda e intervención.

El objetivo es aproximarse a la generación de una sociedad que valore el bienestar de todos,  y donde la salud mental sea protegida a través de la existencia y valoración de una sana convivencia.

Daniela Toro,
sicóloga del Centro Clínico del Ánimo y la Ansiedad

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

El golazo de Gabriela Luksic Narbona  

3 Minutos de lectura
Según el presidente Gabriel Boric, el segundo apellido de los medios hermanos del empresario Andrónico Luksic Craig, es el indicado en el título…
OPINIÓN

Declaraciones argentinas

1 Minutos de lectura
Las recientes declaraciones del Presidente Milei han sorprendido, centradas en tres materias: Una base naval conjunta con Estados Unidos en Ushuaia; un…
OPINIÓN

La falta de cupos y sus consecuencias pedagógicas

1 Minutos de lectura
Estas últimas semanas, el Ministerio de Educación ha estado en la palestra debido a los más de 800 estudiantes que se encuentran…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *