OPINIÓN

Dejar de comer no es una buena dieta

2 Minutos de lectura

 

¿Usted cree que puede bajar de peso, sin dejar de comer nada de lo que consume ahora? Cuántas veces no ha escuchado o ha dicho “el lunes parto la dieta”, “a partir de mañana, no más pan”, “voy a empezar a usar endulzante, no más azúcar”.

Que frases más erradas y que en verdad no colaboran a reorganizar nuestro sistema de comidas y sobre todo la calidad de lo que debemos y cuanto comer. Existen consejos básicos que puede poner en práctica, si realmente desea perder unos kilitos y no volver a subirlos, como suele suceder después de esas fallidas dietas.

Lo primero y fundamental antes de cualquier cosa, es que ordene sus horarios de comida. Estos, deben estar separados entre sí, máximo por tres horas, o sea, si usted toma desayuno a las 8:00 am, lo recomendable es que a las 11:00, ingiera otra vez alimento. Se recomienda que ingiera una colación liviana, yogurt descremado o una fruta, por ejemplo, a medio día, de modo que pueda llegar al almuerzo, sin esa ansiedad, de querer comerse todo lo que tiene a su alcance.

Consideré una colación liviana a las 16:00, que reemplacé a la conocida ‘once’, sobre todo si va a cenar en la tarde. La once es una comida extra, que sólo nos aporta calorías en exceso. Haga su última comida o cena a las 19:00 a más tardar. Este último horario le permitirá que lo que consuma en la noche, no se acumule en su organismo, sobre todo, ya que después de este horario, nuestra actividad disminuye considerablemente.

Debe tener en consideración, que cuando consuma sus alimentos, debe en lo posible, no tomar agua con ellos, ya que el agua genera una falsa sensación de saciedad, y no permite captar lo que el estómago necesita para saciarse, porque es en esos horarios en los que la gente necesita alimentarse y la idea es no quedar con hambre.

Dentro de este ordenamiento es fundamental el consumo de líquido, de preferencia agua pura. Recuerde consumir como mínimo unos dos litros diarios, esto le servirá para eliminar desechos, rehidratar su piel, ayudar a todos sus procesos metabólicos, entre otros. Recuerde este consumo debe hacerse fuera de los horarios de comidas, por lo explicado anteriormente.

Ahora si usted no es muy bueno para consumir agua, puede reemplazarla por té verde o rojo, los cuales son muy buenos antioxidantes, lo que le ayudará a hidratar su organismo. Si no le gusta el té, es posible que al agua potable o de bidón, le incorporé hojas de menta, rodajas de limón, de naranja, manzana o cualquier otra fruta, para que esta quede saborizada.

Es muy importante que organice sus horarios, esto no será tarea fácil, pero una vez que lo haga, empezará a ver los primeros beneficios. Y no se desanimé, esta simple tarea le puede llevar su par de meses, pero es fundamental que lo haga para poder bajar de peso. Recuerde que es importante el tomar una colación entre desayuno y almuerzo y entre almuerzo y cena, para que no ande picoteando todo el día, ya que eso es lo que no debe hacer.

Claudia Narbona C.
Académica Nutrición y Dietética, UCentral

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

Ciberseguridad y datos clínicos de los pacientes

3 Minutos de lectura
Hace un tiempo circuló en varios medios el intento de hackeo de la ficha clínica de Kate Middleton, luego de hacerse público…
OPINIÓN

A un año de la Ley de las 40 Horas: transformación, desafíos y complejidades de su implementación

3 Minutos de lectura
Este 26 de abril se cumple un año desde que la Ley 21.561, más conocida como la “Ley de las 40 horas”,…
OPINIÓN

Blindaje invisible

2 Minutos de lectura
En Gaza el número de pérdidas de vidas se estima que supera los 32 mil, en tanto la guerra entre Rusia y…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *