OPINIÓN

Un MEGA Incendio que el estado debe enfrentar sin constituirse en una segunda tragedia por falta de rapidez, modernidad y eficiencia

3 Minutos de lectura

 

El Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (Cigiden), que reúne a profesionales de cuatro universidades, estableció las devastadoras consecuencias del mega incendio que afectó a cinco comunas del gran Valparaíso, y que dejó, según sus proyecciones, más de 20 mil personas damnificadas en la zona. Y ello sin contar con los más de 130 muertos y decenas de personas desaparecidas, lo que podría incrementar al final aún más esa triste cifra. 

El mega incendio terminó afectando al 34% de la superficie de la Ciudad Jardín y a un 38% de la ciudad de Valparaíso, quedando con un 53% de la infraestructura destruida, a lo que se une, lamentablemente, el hecho de que ninguna de las comunas afectadas cuenta con sus planes reguladores actualizados.

La información recopilada por este Centro de Investigación y otros organismos públicos y privados es esencial para la correcta toma de decisiones que deben adoptarse por las autoridades, ello tras uno de los mayores desastres ocurridos en nuestro país durante los últimos 30 años, pero para el que han existido un sin número de alertas en pretéritas épocas, todas claramente desconocidas por las autoridades.

Un levantamiento de las áreas afectadas gracias al apoyo de imágenes satelitales, así como una constatación de la infraestructura crítica y del equipamiento urbano existente es fundamental para la determinación del real estado del arte, siendo, también, de preocupación el que nuestras autoridades no releven la importancia del aporte del sistema satelital nacional en estas situaciones extremas, el que aunque no lo digan ni reconozcan está siempre presente en los momentos más necesarios y apremiantes del país, las más de las veces en un anonimato que contribuye a esa desvaloración profunda. 

Al parecer se considera a nuestros satélites y equipos humanos que los hacen posible, algo tan natural y gratuito como la luz del día que permite apreciar en plenitud una devastación como el MEGA incendio, pero mientras aquélla se da sola, sin esfuerzo del hombre ni inversión alguna del estado, ello es una cuestión imposible con la tecnología satelital. Simplemente increíble, pues al no valorar ni relevar, ello dificulta proyectar más usos, aplicaciones y robustez a la política satelital del país.  

Con todos los esfuerzos dichos, los resultados permitieron determinar la superficie quemada durante los siniestros, equivalente a 9.215,9 hectáreas que abarcan sectores urbanos, agrícolas y forestales en cinco comunas de la región: Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y Limache.

En Viña del Mar, el incendio quemó el 45% de la cobertura de pastizal-arbustivo y el 10% del suelo construido, estimándose un total de 9.828 edificaciones afectadas en la comuna, lo que hace que dato tras dato las consecuencias sean más devastadoras, alarmantes y dramáticas.

El proceso de reconstrucción será de seguro lento y lleno, por lo mismo, de frustraciones para quienes viven un drama difícil de dimensionar por quienes no nos encontramos en esta trágica situación. La inmediatez de la televisión y la profusión de noticias en torno a la tragedia, no permitirán nunca hacer carne en uno el dolor y la angustia de las miles de personas que están sufriendo y que lo perdieron todo.

Un estado carente de agilidad, modernidad y eficiencia y que aún no es capaz de solucionar el drama de los temporales del 2023, puede ser tan nocivo como los mismos incendios, por lo que urge que el gobierno acepte todo tipo de ideas, ayudas y apoyos, pero, por sobre todo, que designe a una persona que haga de las 24 horas de su vida la total dedicación a la solución de los problemas que la tragedia nos deja, con plenas y amplias facultades para coordinar y mandar a ministros y funcionarios que se requieran, con un presupuesto acorde a la magnitud de lo que ya conocemos y con un equipo técnico colegiado con los mejores profesionales del país, universidades y estudios de arquitectos, paisajistas, urbanistas, calculistas e ingenieros incluidos, que permitan no sólo implementar soluciones en tiempos adecuados, sino que hacer una planificación del uso del suelo que permita garantizar que una tragedia de estas características no se repita.

Editor General Tus Noticias

Sigue a Tus Noticias en

 

Noticias relacionadas
OPINIÓN

Ciberseguridad y datos clínicos de los pacientes

3 Minutos de lectura
Hace un tiempo circuló en varios medios el intento de hackeo de la ficha clínica de Kate Middleton, luego de hacerse público…
OPINIÓN

A un año de la Ley de las 40 Horas: transformación, desafíos y complejidades de su implementación

3 Minutos de lectura
Este 26 de abril se cumple un año desde que la Ley 21.561, más conocida como la “Ley de las 40 horas”,…
OPINIÓN

Blindaje invisible

2 Minutos de lectura
En Gaza el número de pérdidas de vidas se estima que supera los 32 mil, en tanto la guerra entre Rusia y…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *