REGIONAL

Junji desembolsó más de mil millones de pesos para jardines no entregados en el Biobío

4 Minutos de lectura

 

El pago de las licitaciones fue a parar a los bolsillos de Nidia Díaz, una estilista y empresaria que dejó a medio avanzar los proyectos.

La Juna Nacional de Jardines Infantiles (Junji) invirtió más de mil millones de pesos para la construcción de tres recintos educativos para la Región del Biobío que, hasta la fecha aún no han llegado a funcionar. El financiamiento se realizó entre 2016 y 2017 y los dineros llegaron a la cuenta bancaria de la paraguaya Nidia Rossana Díaz Pereira, una estilista y empresaria que se adjudicó siete contratos con la entidad.

De acuerdo con los proyectos, que correspondían a trabajos de construcción y remodelación de tres jardines en Talcahuano, Concepción y Penco, respectivamente, dos de ellos quedaron a medio terminar, mientras que el tercero simplemente no existe.

Según consignó Radio BioBío, la Junji cedió los terrenos para que comenzaran a operar los trabajos de remodelación y construcción, pero sin resultados de entrega para la institución de la primera infancia.

En esa línea, desde la Junta comentaron que “estamos muy dolidos de no poder haber entregado (…) los jardines infantiles para la comunidad”, además de relatar que esperan que la atención de niños inicie en 2025, es decir, nueve años después de la tramitación de los proyectos.

El problema de Talcahuano

Respecto del centro de Talcahuano, corresponde a un jardín y sala cuna que está en construcción desde 2009, fecha en que el municipio estaba a cargo de la construcción, pero que en 2014 pasó a la Junji, además de pasar por tres empresas contratistas que no lo han terminado.

Desde la junta de vecinos de Centinela II, lugar donde se ubica el jardín con el mismo nombre, la presidenta Margarita Ramos dijo al mismo medio que “hay un montón de mamás solteras que no pueden salir a trabajar porque no tienen donde dejar a sus hijos”.

Pese a las reparaciones y mejoras, al acercarse a la locación del centro educativo se ven ventanas rotas, construcciones pasadas sin terminar, metal oxidado y pasto que ha crecido por la falta de mantención, mientras que en el acceso hay un letrero de la Junji que advierte: “Queridos vecinos, al igual que ustedes, queremos (…) este jardín lo antes posible. Estamos trabajando para retomar”.

Sobre el financiamiento de dicho recinto, a Nidia Díaz se le traspasaron $388 millones para ampliar y terminar la construcción para 144 niñeces, lo que representa más del 80% solicitado en el presupuesto, que era de $475 millones.

Actualmente, se invertirá más de $1.600 millones para un recinto que albergue a 109 niños y niñas con instalaciones modernas para el cuidado y protección de los infantes. Pero, aún queda esperar el resultado de la licitación.

El caso de Concepción

Corresponde al recinto del sector Pedro de Valdivia Bajo en la Costanera Sur, el que sería renovado y al que se le invirtieron $549 millones, a fin de ampliar la sala cuna y jardín infantil. Hoy se encuentra en ruinas.

El año 2017 iniciaron las obras, las que se extenderían por 240 días, pero tras el incumplimiento de los plazos, Díaz Pereira demandó a la Junji, pero la entidad realizó una demanda reconvencional contra la representante, justamente por no cumplir el contrato.

Dicho centro educativo hoy funciona de manera modular y atiende a 92 niñeces de los 110 que recibía en 1980, cuando comenzó a operar de manera regular. La atención se realiza en una estructura de dos pisos en base de containers posicionados justo a un lado del edificio abandonado y el paisaje está compuesto por microbasurales, animales muertos y una estructura a medias, destrozada.

En julio se cercaron las ruinas del antiguo jardín, ya que transeúntes y visitantes nocturnos acudían para beber y consumir drogas, además de que aquellas instalaciones eran utilizadas por familias sin hogar.

Desde el sector Los Aromos, el presidente de la junta de vecinos, Luis Aranibar dijo que estas personas iban a las instalaciones abandonadas para robar ventanas, madera, latas y lo que pudieran encontrar.

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Social informó que la remodelación del jardín cuenta con un presupuesto de $53 millones y que “el área de inversiones de la seremi está a la espera del ingreso del proyecto para la etapa de ejecución, para poder ser revisado”. Tras el análisis, se publicará la licitación y culminar los trabajos de construcción.

Situación del jardín de Penco

Con un presupuesto de $756 millones, los vecinos de la junta de vecinos de Los Altos de Mavidahue no sabían que se construiría un jardín que colindaría con sus viviendas. Se enteraron que “algo” iban a construir cuando una empresa cerró el perímetro.

Dicho proyecto consistía en las obras de un jardín y sala cuna que albergaría a 96 niñeces en un terreno cedido por la municipalidad, pero en 2017 las excavaciones para alzar los cimientos del recinto dieron paso a un socavón que afectó a las viviendas de los vecinos.

En esa línea, el paso de maquinaria pesada dio lugar a grietas que aparecieron en las viviendas colindantes, la caída de un muro que dividía el lugar de la construcción y el desarme de techos de las casas de los vecinos que dejaban las vigas interiores a la vista.

Hasta encontrar suelo firme para construir, la entidad pagó a Nidia Díaz la suma por $265 millones, pero por el incumpliendo de los plazos de entrega, la Junji no pagó el resto de lo que consideraba el contrato.

En el año 2019, la entidad quiso retomar el proyecto y conversó con los vecinos, quienes se opusieron a la construcción del jardín debido a al desgaste físico y estrés que fue provocado previamente por el intento de obra. Asimismo, dieron cuenta que no era necesario, pues existe otro jardín a pocas cuadras.

Actualmente, la Junta cuenta con la autorización de Desarrollo Social para abrir una nueva licitación, a fin de que el terreno pueda ser devuelto a los vecinos y puedan darle un uso que sea preferible para los residentes, los que –la mayoría– son adultos de la tercera edad.

“La gente quedó psicológicamente mal, mal, muy mal, porque era desesperante (…) A nosotros lo que ahora nos preocupa y de lo que estamos pendientes es que no se construya el jardín”, dijo Rosa Loyola Mayea, presidenta de la junta de vecinos de Los Altos de Mavidahue.

Por Sebastián Muñoz con información de Radio Biobío – Sigue a Tus noticias en Instagram y Threads

 

Noticias relacionadas
REGIONAL

Estudio revela nuevas especies vegetales que habitaron el Cretácico superior en la Patagonia 

4 Minutos de lectura
El descubrimiento tuvo lugar en el valle del río de las Chinas, al norte de Cerro Guido, provincia de Última Esperanza en…
REGIONAL

Expedición Chile-Perú estudió abundancia de kril en la península Antártica

3 Minutos de lectura
Monitorear la abundancia y distribución de kril en las zonas de alimentación de pingüinos es parte de los objetivos de la expedición…
REGIONAL

Riego por goteo y manejo de aguas salinas: técnicas que dan éxito en el extremo norte para potenciar la agricultura del desierto

6 Minutos de lectura
Los tomates suficientes para abastecer hasta la zona central del país, alta producción de pepinos, alfalfa, olivos, pimientos, entre otros productos agrícolas,…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *